Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Las puertas de los garajes son esos portones que garantizan la seguridad de nuestros vehículos dentro de la casa. De su buen funcionamiento depende la tranquilidad de la familia.
En este artículo aprenderemos un poco sobre estos portones y la forma correcta de repararlos tú mismo, para que puedas estar tranquilo. Hablaremos te estos puntos:
¿Qué es una puerta de garaje?
¿Cuáles son los tipos de puerta de garaje?
¿Cómo funcionan las puertas de garaje?
Técnicas para reparar tu puerta de garaje que no abre tu mismo
Mantenimiento de las puertas de garaje
Recomendaciones finales para evitar daños a tu puerta de garaje.
Comencemos por lo más básico, aprendamos un poco sobre las puertas de garaje.
¿Qué es una puerta de garaje?
Es un complemento de la construcción de tu casa que generalmente es el primer acceso que tienes a ella, aparte de que constituyen también un elemento estético de la entrada por la gran variedad de diseños que existen.
¿Cuáles son los tipos de puertas de garaje?
Existe una gran variedad de puertas según su funcionamiento, material y diseño, a continuación te nombramos algunos:
Puerta de garaje retráctil: Es un tipo de puerta recomendado para los garajes que tienen mucho espacio ya que toda la puerta se moverá para abrir y para cerrar.
Puerta de garaje seccional: Su funcionamiento es muy similar al de la puerta retráctil con la diferencia de que esta viene dividida en secciones que se irán recogiendo mientras se abre la puerta, abarcando así menos espacio que la puerta retráctil.
Puerta de garaje basculante: La característica principal de esta puerta es que queda colgando del techo del garaje cuando se abre. Las hay de distintos materiales y son puertas muy seguras.
¿Cómo funcionan las puertas de garaje?
El funcionamiento de tu puerta de garaje va a depender del tipo que hayas elegido, porque pueden ser manuales o automáticas.
En el caso de las puertas automáticas funcionan con unos sensores que indican los niveles de apertura de la puerta, éstos deben estar siempre alineados para que al momento de recibir la señal del mecanismo de mando pueda rebotar correctamente hacia el resto.
Tienen también unos rodillos mecánicos que son los que posibilitan el desplazamiento de la puerta hacia arriba o hacia abajo en los rieles del mecanismo.
Técnicas para reparar tu puerta de garaje que no abre tú mismo.
Las puertas de garaje son más fáciles de reparar de lo que parece. Como ya te mencionamos su mecanismo contiene unos sensores que son los que indican cuando es el momento de abrir o cerrar para que se active el mecanismo de los rodillos y se inicie el movimiento. Los pasos que debes seguir para repararla son:
Revisa que los sensores estén alineados. Muchas veces por el constante movimiento, por un tropiezo de los niños o las mascotas o incluso de nosotros mismos, podemos desalinear los sensores.
Reparar esto es muy sencillo, solo necesitas un destornillador. Ubica el sensor que se encuentra desalineado y llévalo hasta su posición correcta. Ajusta los tornillos para evitar que vuelva a desplazarse.
Revisa todas las piezas móviles. Todas las piezas que se mueven en tu puerta como los rodillos, bisagras, herrajes y rieles, necesitan lubricación.
La falta de lubricación puede hacer que el mecanismo se atasque y la puerta no abra. Para arreglarlo solo necesitarás un poco de aceite multiusos y grasa mecánica para las cadenas o partes más grandes.
Aplica el lubricante en cada uno de los mecanismos móviles, teniendo en cuenta que es importante que penetre bien para que pueda volver a su movimiento normal la puerta.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies